Rotonda Holandesa 2

¿Qué son las rotondas holandesas y cómo funcionan?

Si hay algo que disfrutamos especialmente de nuestras rutas automáticas diarias, es el poco tráfico. Que todo esté bien estructurado y organizado para que podamos llegar a nuestro objetivo lo más rápido y sin estrés posible. La reivindicación de que la convivencia de ciclistas y coches y demás usuarios de la vía pública sea un poco más pacífica rotondas holandesas.

En primer lugar, ¿por qué «holandés»? En pocas palabras, debido a su uso, está muy extendido en países centroeuropeos como el Países Bajos o Dinamarca, donde la bicicleta es un medio de transporte increíblemente popular. consiste una rotonda que agrega un carril para bicicletas en el otro extremo, dando prioridad a los ciclistas que circulan por ese carril. Por lo tanto, es normal que esta rotonda aumente la seguridad vial de los ciclistas.

Para que esta rotonda funcione de manera óptima, se debe encontrar un compromiso entre ciclistas y automovilistas. Antes de llegar al carril bici, los conductores tenemos que ser conscientes de si un ciclista se cruza en nuestro camino. En caso afirmativo, Se prefieren estos últimos, debemos reducir la velocidad y detenernos si es necesario.y esquivar según una de las últimas medidas adoptadas por la Dirección General de Tráfico.

Una vez despejado el carril bici y el de otros vehículos a motor, puedes entrar en la rotonda para tomar la salida que más te convenga. Recuerda que cualquier ciclista que quiera cruzar por delante de nosotros al acercarse a la rotonda tiene prioridad sobre nosotros. Y eso suena muy bien en el papel, pero no es tan bueno en la práctica, hay La circulación se ralentiza a un ritmo mucho más lento. gracias a pasos de cebra extra para ciclistas.

Como mínimo, es una forma de regular el tráfico entre vehículos motorizados y ciclistas, una escena que puedes encontrar en una ciudad ocupada con sus innumerables y aburridas intersecciones. Sí, todo es un poco más lento. Sin embargo, frene bajo paso seguro para ciclistas. reduce significativamente el riesgo de accidentesya sea por un toque o por un golpe fatal a cualquiera Vehículo de Movilidad Personal (VMP) derecho a utilizar el tren.

Por supuesto, son necesarias premisas como una ciclovía acondicionada para garantizar la seguridad de sus circulantes, así como un poco Empatía y sentido común por parte de los conductores. Estas dos virtudes no se consiguieron en las primeras rotondas holandesas instaladas Bilbao. ¿La razón? Muy sencillo: la gran mayoría de conductores no saben que los ciclistas siempre tienen prioridad. en el Logroñosin embargo, el entrenamiento parece haber sido más fácil.

Fuente: Motorpasión, Autobild.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *