vehiculo electrico combustion

¿Son como los incineradores?

La venta de coches eléctricos e híbridos enchufables está incitando a que cada vez más personas se sumen a estos nuevos productos electrificados, más aún cuando el plan Moves III reduce significativamente los costes adicionales respecto a un modelo de combustión tradicional.

Pero, ¿los coches eléctricos son igual de seguros? Por supuesto, si no fuera así, no podrían venderse en un mercado tan regulado como el de la Unión Europea. En cualquier caso, intentaremos resolver algunas de las dudas más habituales que nos envían los conductores al respecto:

Plataformas Multi-Energía

No dejamos de hablar de plataformas cada vez que se lanza un modelo. Para capacitarnos más, es la base sobre la cual se diseña un vehículo e incluye el piso, el chasis y la arquitectura eléctrica/electrónica básica. Se invierten cientos de millones en su desarrollo, ya que es crucial para saber cómo se comporta en las pruebas de choque, qué sistemas de asistencia al conductor puede contener y cómo se comporta el vehículo en la carretera.

Hay plataformas dedicadas exclusivamente a los vehículos eléctricos (como la MEB del Grupo Volkswagen o la E-GMP de Hyundai-Kia) y otras compartidas con los modelos de combustión, como las tácticas Stellantis, que utilizan la CMP (Common Modular Platform) utiliza la eléctrica y la EMP2 ( Plataforma Modular Eficiente) para los modelos híbridos enchufables, además de los modelos de combustión convencionales.

Estas plataformas multienergía del grupo están diseñadas desde cero para adaptarse a diferentes sistemas de propulsión manteniendo los más altos estándares. Por lo tanto, ofrecen la misma protección para los ocupantes en caso de colisión e idénticos sistemas de seguridad pasiva y activa que otras versiones de motor de combustión.

Rendimiento idéntico en las pruebas EuroNCAP

El Peugeot 2008 consiguió cinco estrellas y una puntuación muy alta en los test EuroNCAP realizados en 2019: ofrece un 93% de protección para pasajeros adultos y un 84% para niños, de los cuales un 73% con asistentes de seguridad activa. Los resultados del Peugeot 208 son muy similares, con un 91% de protección para pasajeros adultos y un 86% para niños, con un 71% para asistentes de seguridad activa.

En diciembre de 2020 se actualizó la evaluación de ambos modelos (realizada en la plataforma CMP) con pruebas de sus versiones eléctricas confirmando que el e-2008 y el e-208 tienen la misma calificación de seguridad que sus hermanos de combustión.

dinámica de conducción

Los coches eléctricos e híbridos enchufables pesan más que sus equivalentes de motor de combustión debido a la masa de las baterías. Eso sí, están en el suelo del coche, lo que baja el centro de gravedad respecto a un coche tradicional, y al montar motores más ligeros en el eje delantero (ya sea eléctrico o de combustión interna), se reparten mejor los pesos.

Un centro de gravedad bajo significa que el automóvil se sienta más cerca del suelo y es más estable con menos balanceo al tomar una curva o cambiar de dirección. Con pesos más centrados obtienes un carácter más neutral en las curvas y una respuesta más noble.

asistentes de conducción

En las plataformas multienergía, los sistemas de asistencia al conductor se ofrecen independientemente del combustible. En el Peugeot e-2008 probamos, por ejemplo, el control de crucero adaptativo con función Stop & Go, distancia de seguridad regulable, aviso de salida de carril, ayuda al aparcamiento con función de protección de flancos, frenada automática de emergencia que reconoce a peatones y ciclistas disponible día y noche, a velocidades de hasta 140 km/h) o aviso de salida de carril activo con corrección de carril a partir de 65 km/h.

En las últimas versiones, el nivel de seguridad es tal que podemos hablar de conducción autónoma de nivel 2 (todavía requiere la atención del conductor).

¿Hay riesgo de incendio?

Las celdas de la batería se instalan en zonas poco propensas a golpes, en un contenedor blindado que protege el sistema de alta tensión para evitar cualquier tipo de fuga o descarga de energía eléctrica. Vamos a volver a las plataformas que están diseñadas desde el principio para mitigar estos riesgos.

Para evitar el sobrecalentamiento, se incluyen sistemas para mantener el sistema de baterías a la temperatura óptima. Por ello, el riesgo de incendio es incluso menor que el de un coche con motor de combustión interna.Las marcas someten las baterías a multitud de pruebas para garantizar su resistencia al fuego, a las vibraciones, a las temperaturas extremas, a las sobrecargas e incluso a los golpes. virulento por retraso o compresión.

Seguridad al cargar

Recargar un coche eléctrico también es un proceso completamente seguro. Todos los actores que intervienen en el proceso, desde la estación de carga hasta la toma del propio vehículo y los cables de carga, están diseñados de tal forma que ofrecen la máxima seguridad incluso bajo la lluvia.

Además, estos cables tienen una protección IP alta contra el polvo y el agua y se bloquean durante la carga para evitar accidentes o robos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *