coche lluvia tormenta

Consejos para conducir bajo la lluvia

Conducir bajo la lluvia no requiere ninguna habilidad especial por parte del conductor, pero sí requiere una atención especial. La lluvia cambia las condiciones de la carretera (se reduce el agarre de los neumáticos en la carretera), así como la visibilidad, por lo que es útil considerar varios factores para conducir con seguridad.

Aunque el sentido común es tu mejor aliado a la hora de conducir en condiciones adversas, si tenemos que ponernos al volante y conducir bajo el agua en carreteras mojadas, no está de más repasar una serie de conceptos y trucos. Porque el coche frena peor, la tracción es peor y gira peor bajo la lluvia.

Hay que recordar que la lluvia no provoca accidentes, pero son los conductores, al no saber adaptarse a las nuevas condiciones de la carretera, los que bajan sus límites de adherencia. Por lo tanto, nos concentramos en lo que debe prestar especial atención en este momento:

coche listo

No tiene sentido ser el mejor conductor si no tiene la máquina que responde adecuadamente a las condiciones climáticas adversas. Estos son los elementos a los que debes prestar especial atención (siempre, pero sobre todo cuando llueve):

  • neumáticos: No nos cansamos de destacar su importancia para la seguridad ya que son el único punto de contacto con el suelo. Revisa si están en buen estado o si hay alguna señal de que debes cambiar las llantas. En caso de lluvia, es importante que el patrón sea correcto, es decir, con una profundidad mínima de 1,6 mm. Por debajo, además de que te pueden multar, la evacuación de la lluvia no será efectiva.
  • amortiguador: Son fundamentales para controlar los movimientos de la carrocería y tienen un toque con el volante que permite que los neumáticos aguanten sin perder tracción. Infórmate de cuándo cambiar los amortiguadores para evitar movimientos verticales y laterales que puedan cambiar la línea, y también permite una respuesta adecuada a un movimiento con la ayuda del Control de Estabilidad (ESP), obligatorio en todos los coches vendidos actualmente.
  • frenos: Se vuelven menos efectivos en carreteras mojadas. Es recomendable saber identificar los problemas de frenos para tener las pastillas, los discos y la presión del circuito de frenos en óptimas condiciones.
  • Encendiendo: Aunque las luces diurnas ya son de serie en los coches nuevos, se recomienda utilizar las luces de cruce cuando llueve mucho (no las luces antiniebla, que crean reflejos). Aprende a mejorar la iluminación de tu coche.
  • sistema de lavado de parabrisas: ¿Los cepillos chirrían? ¿Ensucian más de lo que limpian? Prueba estos consejos y si no solucionan el problema, es hora de cambiarlos. Es un procedimiento sencillo y no suelen ser muy caros porque, aunque se usan poco, el chicle tiende a resecarse y perder eficacia. También revise el depósito de líquido lavaparabrisas con frecuencia.
  • cristales: Cuando la visibilidad es mala, tiende a notar que el interior de las ventanas no se ha limpiado correctamente. Esta capa de grasa hace que se empañen más fácilmente. Aquí te explicamos cómo dejar los cristales intactos.
  • ventilación: Compruebe si el acondicionador de aire funciona correctamente. Te ayudará a desempañar las ventanas.

velocidad apropiada

Eso es lo que te dijeron en la escuela de manejo. Y es verdad. Tienes que adaptar tu velocidad a las condiciones de la carretera. Como también se ve peor, eso te ayudará en caso de imprevistos.

distancia de seguridad

El coche necesita más distancia para detenerse con seguridad. Desde la DGT aconsejan directamente doblar la distancia de seguridad. Esta medida también reduce los llamados efecto rociadoque el chorro de agua procedente de las ruedas traseras del coche de delante, oscureciendo aún más la visibilidad.

paseo suave

Evita tanto al acelerar (la capacidad de tracción es menor, gastarás combustible innecesariamente) como al frenar (a pesar del ABS, es más fácil trabar las ruedas bajo la lluvia).

También hay que tener esto en cuenta a la hora de girar. A medida que se acerque a la curva, frene adelante y conduzca lo más recto posible para evitar la inercia lateral. Esto también se aplica al cambiar de carril y cambiar de marcha: el que es brusco envía más par a las ruedas, que no tienen tanto agarre como en seco y podrías derrapar.

Zonas especiales de peligro

Hay lugares en los que debe tener mucho cuidado al conducir en mojado:

  • color: La pintura utilizada para delimitar carreteras y carriles es especialmente delicada, especialmente en motocicletas. También en otras señales horizontales y pasos de peatones, aunque estos ya cuentan con un acabado de pintura especial para darles más agarre cuando están mojados.
  • hojas: Según este estudio, pueden ser tan peligrosos y resbaladizos como la nieve. Tenga cuidado si tiene que pasar por ellos.
  • charcos: Nunca se sabe exactamente qué tan profundo es. Se puede pinchar, quitar la llanta… o atascarse (no serías el primero).
  • alcantarillado: Cuando el asfalto resbala, imagina un metal mojado. En moto aún más precaución.
  • elevación de las curvas: Forman corrientes de agua.
  • garajes subterráneos: Adentro no llueve, pero el pavimento (generalmente pintado con resina) es muy resbaladizo cuando está mojado debido a los autos con llantas mojadas que entran. Y hay peatones merodeando.

aumentar el descanso

Cuando la visibilidad es escasa, hay que conducir con más cuidado. Hay expertos que incluso recomiendan apagar la música. Cuanto más estrés, más fatiga, sobre todo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *