Volante Bimasa 4

qué es y cómo funciona, problemas y mantenimiento

Que volante bimasa (o Volante Bimasa) es una pieza desconocida para muchos y que en muchas ocasiones causa un gran impacto en el bolsillo de muchos conductores. reemplazarlo además de cuesta una media de 700 eurosrequiere una gran cantidad de horas de trabajo, lo que puede aumentar significativamente el precio en la factura final.

En primer lugar, ¿qué es el volante bimasa? Este elemento pasivo del vehículo permite que el vehículo almacenar energía cinética generada por el motor para conseguir una mayor inercia en el movimiento y trasladar esta energía a las ruedas del coche. Es un disco de fundición, contrapesado y equilibrado para que el giro del motor sea preciso, y está ranurado por . Este está integrado en el embrague o en el convertidor de par, dependiendo de si la transmisión es manual o automática.

partes del volante bimasa

También llamado volante bimasa según su significado anglosajón –volante bimasa (DMF)-, consta de dos volantes concéntricos: uno en el cigüeñal y otro en la caja de cambios. Entre estas dos masas divididas, un cojinete de bolas y un resorte helicoidal aseguran que sea posible un gran ángulo de oscilación entre las dos partes. El primero gira de manera complementaria al motor, el segundo al unísono con la caja de cambios. La conexión entre ambas partes está encomendada a un cojinete (buje de fricción).

El volante bimasa comenzó a instalarse en los automóviles a principios de la década de 1990, aunque la proliferación de motores diésel de alta compresión y los últimos motores de tres cilindros han ayudado a aumentar su uso. llegó a reemplazar volantes convencionales utilizado anteriormente, más ruidoso y más grueso en funcionamiento.

Actualmente, uno de cada tres coches nuevos vendidos en Europa tiene un volante de inercia bimasa

Los motores de nuestros automóviles generan vibraciones torsionales en el cigüeñal y el volante debido a que no hay continuidad durante el proceso de combustión. El volante bimasa evita que estas vibraciones se transmitan al resto del tren motriz y trata de eliminar ruidos molestos como el traqueteo de los engranajes o las vibraciones de la carrocería que merman el confort de conducción. En el exterior, una corona dentada lo conecta con el motor de arranque de modo que cuando se gira la llave de contacto, el volante bimasa comienza a moverse.

Problemas con el volante bimasa

Pero toda reacción tiene su reacción. El volante bimasa mejora la suavidad, pero también es más sensible. Las piezas que lo componen sufren un importante desgaste Debido a las tremendas velocidades de rozamiento que alcanzan entre ellas, y al sufrir el pronunciado paso del tiempo, surgen algunos problemas; antes de lo deseado si no cabalgamos con un toque de dulzura.

Puedes provocar roturas mecánicas graves cuando ambos volantes choquen entre sí o se suelte el volante interior por excesivo desgaste de los muelles que lo soportan. Lógicamente, también aparecen nuevas vibraciones en el coche.

Pero, ¿cuándo sabemos que nuestro volante bimasa necesita ser reemplazado por uno nuevo? Es importante ser consciente de esto ruido mecanico, que es más notable cuando el automóvil está al ralentí y el embrague está presionado. Otras pistas son Vibraciones en el pedal del embrague, la palanca de cambios o el asiento. Y si estos se notan al ralentí y desaparecen al acelerar, es una mala señal.

En estos casos, lo mejor es conducir al taller lo más rápido posible para revisar el volante bimasa. Si los movimientos parásitos son más pronunciados, se producen cuando el motor está apagado o el RPM cae por debajo de lo normalno te lo pienses y envía el coche al taller para que lo revisen.

Muchas de las piezas que componen nuestros vehículos necesitan ser reemplazadas, algunas más que otras. El volante bimasa es uno de los primeros. El cambio no es barato, de 700 a más de 1.000 euros (mano de obra incluida), y preferiblemente junto con el cambio de embrague. Ignorar y prolongar la agonía resultará en daños que afectarán principalmente a la transmisión e incluso al bloque del motor. Son reparaciones que valen varios miles de euros, así que no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Así se alarga la vida útil del volante bimasa

Al igual que con el embrague, existen una serie de recomendaciones para prolongar la vida útil del volante bimasa:

  • Comience con el embrague presionado. algo que se ha vuelto imprescindible en los coches modernos para arrancar el motor. Cuando levante el pie, trate siempre de hacerlo suavemente, como si estuviera cambiando de marcha.
  • cambio en el tiempo: sin más ni menos revolucionar. Pisar el acelerador para recuperar la velocidad cuando las revoluciones han bajado demasiado solo sirve para dañar el embrague y todos los elementos circundantes.

Otro factor que puede provocar un desgaste importante del volante bimasa es la batería. Una batería muerta o agotada hará que el motor gire más lento. y en consecuencia no generará suficiente energía y aumentará el juego de la pieza tratada. La reprogramación también ayuda a acelerar el desgaste, aunque no supera los límites razonables de la mecánica automotriz. Al aumentar la potencia y el par motor, el motor trabaja más…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *