sensor temperatura refrigeracion motor 3

Sensor de temperatura del refrigerante del motor: botones y funcionamiento

Un viejo conocido que está presente en cada coche que nos cruzamos en la carretera es el Sensor de temperatura del refrigerante del motor. Tanto los vehículos antiguos como los nuevos utilizan este elemento para un tarea principal: control de la temperatura e información del usuario. De esta manera puedes evitar el sobrecalentamiento y con ello algunas fallas que podrían ser costosas de arreglar. Analizaremos este pequeño sensor para conocer su aportación.

Este sensor de temperatura controla el refrigerante, que absorbe el calor del motor y lo mantiene funcionando correctamente. Técnicamente es un termistor, no de un termómetro, por lo que su resistencia interna disminuye al aumentar la temperatura (y viceversa). La clave es que dependiendo de la temperatura que registre este sensor, la inyección se puede ajustar. La mezcla aire-combustible en frío no es la misma que en caliente.

Tan pronto como enciende el automóvil, el refrigerante está a baja temperatura (especialmente si durmió al aire libre) y El sensor le dice al sistema que se requiere una mayor cantidad de combustible en la mezcla. Con la expiración del tiempo iniciado, la temperatura aumenta y La mezcla se adapta cada momento. Es por esto que el sensor de temperatura del refrigerante del motor es tan importante y no debemos perderlo de vista.

Por suerte, hay una serie de señales que nos indican que estamos delante de un sensor defectuoso o averiado. Los primeros síntomas son los más lógicos cuando vemos que con el motor frío la aguja marca una temperatura alta o por el contrario puede ser que el sensor fácilmente no le llegue tensión se puede comprobar con un voltímetro. En este caso la tensión debe estar entre 3V frío y 0,5V caliente.

Además, un sensor de temperatura del refrigerante del motor defectuoso también puede afectar el automóvil de otras maneras. estamos hablando de uno Acertijo ocioso (con altibajos), consumo que aumenta significativamente (con el mismo estilo de conducción) o está presente Problemas al arrancar. Al estar expuesto a todo tipo de agentes, este elemento se daña fácilmente y necesita ser reemplazado.

La verdad es que cambiarlo no es una tarea muy compleja conocer la ubicación del sensor en cada coche. Aunque puede cambiar, una ubicación recurrente suele ser la culata. Una vez encontrado, bastaría con desconectar los cables, cambiar el viejo por el nuevo y volver a conectar. En cualquier caso, siempre es recomienda que un profesional Ejecute esta tarea para asegurarse de que tenga éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *